Encuentra tu centro emocional

¿ QUÉ ES MI CENTRO EMOCIONAL?

Seguro que te lo estás preguntando ahora mismo. Para poder encontrarlo necesito saber qué es y para qué sirve.

Bien, todos necesitamos en nuestra vida un equilibrio emocional, entender nuestras emociones equilibrarlas y valorarlas para vivir en equilibrio con nosotros y con las personas que tenemos a nuestro alrededor.

Para ser equilibrados necesitamos tener una serie de rutinas preestablecidas. Recuerdo, cuando estaba en la universidad que mi rutina de estudios estaba muy organizada. Cuántas horas estudiaría, cómo me organizaría, cuándo entregaría trabajos. No así mi rutina de alimentación o de sueño. Me daba igual comer pasta 3 días seguidos y acostarme tarde estudiando para así cumplir los objetivos de estudio que tenía.

Cuando fuí madre me dí cuenta de lo importante que es la rutina. Marcada por un bebé. Las horas de sueño y las horas de comida. Al principio organizarme con ello y con el trabajo fue ¡Un auténtico desastre! por que trataba de seguir organizándome como antes. Hasta que fuí consciente de que tenía que equilibrar todas las actividades que tenía que hacer a lo largo del día, para estar descansada y llegar a todo.

Al cabo de siete años, fuí consciente de que esa rutina ya no era importante para mí. No sólo las horas de actividades, trabajo, sueño alimentación eran importantes… también me dí cuenta de que necesitaba TIEMPO DE CALIDAD en mi vida para disfrutarla al lado de las personas que quería.

¡Otra vez! a re-aprender a vivir. Como una trabajadicta que soy me costó empezar a entender esta nueva filosofía de vida que quería inculcarme a mí misma así es que empecé simplemente con un viaje sin móvil. Sólo estaba activo a determinada hora de la tarde durante dos días entre semana.

La sensación de dependencia al trabajo y a esa otra rutina fue brutal! el sentirme culpable por que no estaba haciendo lo que se supone que tenía que hacer.

Hasta que encontré el equilibrio. Entre la rutina y el tiempo de descanso, entre la organización de la alimentación con una buena rutina de comidas semanales a través de un calendario bien organizado, la necesidad emocional a través de actividades como el yoga, el surf o la natación y la necesidad de amor y cariño con mi entorno mas cercano, disfrutando de la vida con las personas a las que quieres y que te quieren.

Todo esto hace que a día de hoy esa “Slow life” que llevo como se llama ahora ( que nuestra abuelas entendían ya desde bien jovencitas) me haya hecho darme cuenta de el proceso vital que he vivido para poder enseñárselo a otras personas, sobre todo personas mucho más jóvenes que yo que a día de hoy muchas veces se encuentran perdidas con tantas cosas por hacer a lo largo del dia.

EL TRUCO: escribe, organiza y planifica

EL MOTIVO: Disfrutar

Todo ello hará que tu vida sea mucho más placentera, que salvo esos momentos de crisis que vivimos todos en nuestra vida bien gestionados, te harán darte cuenta de que siempre tenemos que buscar un CENTRO EMOCIONAL en la gestión de nuestras horas, de nuestro tiempo, para que el resto de cosas funcione.